El hubiera no existe, pero…¿qué cambiarías si volvieras a hacer el ENARM?

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¡Hola!

Esperamos que estés mucho más tranquilo ahora tras dos semanas de la gran prueba.

Seguramente has estado comparando tu puntaje con el de todos los médicos que conoces para asegurar que ingresarás a la residencia, pensar en las opciones si tuvieras que esperar a que te contactaran en marzo, considerando ofertas laborales u organizándote para prepararte suficientemente bien para el ENARM 2017.

Sea cual sea tu situación, siempre es bueno hacer un ejercicio de reflexión sobre lo que fue el examen.

¿Qué parte del ENARM fue más inesperada para ti?

La sección de Gine y Obstetricia sorprendió a muchos, tantas hiperplasias endometriales que hacían dudar el diagnóstico, o las diferencias entre abortos.

Muchas cosas específicas en medicina interna, algunas opciones que podían descartarse porque si ese hubiera sido el diagnóstico no se incluía el tratamiento correspondiente, entre mil otras.

¿Qué errores cometiste?

Seguramente, en ese momento parecían lógicas las respuestas, pero después de 50, 200 o 450 preguntas, la lógica y la razón probablemente se disiparon.

Cometer un error así no siempre significa que no sabías la respuesta (cuánto tiempo estudiaste, por favor, ¡sí sabías!), podría también tratarse de un elemento muy específico, confuso o que pareció intrascendente conocer.

¿Qué hubieras contestado distinto?

Recuerdas esa pregunta en la que no podías decidir entre dos opciones, ¿qué tal si respondías la otra? ¿podría ser el punto que necesitas para no estar en el límite?

Escríbenos en la sección de comentarios sobre tu experiencia.

Conocerla nos sirve a todos para sentirnos mejor, finalmente, somos muchos los que hemos librado la batalla. Somos adversarios en el campo, pero compañeros en la práctica diaria.

Artículos relacionados

Primeros semestres de medicina

¿Qué Especialidad Sería La Tuya?

Siempre es complicado saber a que nos queremos dedicar por el resto de nuestras vidas. Muchas veces no estamos conscientes del verdadero valor que tienen