La importancia de las imágenes en el ENARM

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Si no has presentado nunca el ENARM tal vez nadie te ha dicho que cada día hay más imágenes en el examen. Si ya has estado en contacto con el ENARM en ediciones anteriores, tal vez te hayas dado cuenta de que, al menos aparece una TAC abdominal, varias radiografías de tórax, alguna de abdomen y varios electrocardiogramas; incluso en una edición no tan alejada de esta fecha se colocaron imágenes histológicas (o frotis de sangre) que estoy casi seguro que nadie contestó bien ¿valdrá la pena estudiarlas?

La tecnología permite que se puedan evaluar imágenes, pero también hay más razones para que se incluyan en exámenes de altas consecuencias:

  • La radiología no es fácil: En muchas escuelas de medicina la asignatura de radiología no es obligatoria o se trata únicamente hasta radiología simple, sin incluir ultrasonido, tomografía ni otros estudios como resonancia, gamagrafía, etc. Esto es contrario a la realidad, en la que realizamos estudios de mayor complejidad y el espacio para los estudios más simples cada vez se reduce más; por tanto, es importante que en el ENARM se evalúen otros estudios porque así funciona en la realidad; si el ENARM pretende evaluar a los mejores médicos, necesariamente tiene que ampliar le evaluación a los estudios radiológicos.
  • Más allá de la radiología: En la clínica también son de relevancia imágenes de patologías que solamente se pueden identificar al verlas, tales como tumoraciones, malformaciones aparentes, facies características, electrocardiogramas, tococardiografía, entre otras.
  • Las imágenes discriminan bien al mal estudiante del bueno: Las personas que nos dedicamos a la evaluación sabemos que, cuando incluimos una imagen se discrimina muy bien a la gente que sabe de la que ignora, es por ello que poner una imagen puede mejorar el desempeño de una prueba. Piensa en un electrocardiograma, si no sabes electrocardiogafía es muy poco probable que adivines, pasa lo mismo si nunca has interpretado un trazo tococardiográfico, no has visto la imagen de una tetralogía de Fallot o no distingues la diferencia de un onfalocele de una gastrosquisis.
  • Imágenes histológicas: Es muy poco probable que en el ENARM te pongan una imagen histológica, pero ya lo han hecho, te retamos a pensar en las 10 imágenes microscópicas que más probablemente te preguntarían en el ENARM y que, seguro muy pocos alumnos podrán distinguir aparte de ti.
  • Los errores son comunes: Las imágenes en el ENARM suelen estar desprovistas de derechos de autor, es por ello que en versiones recientes pudimos ver imágenes extraídas de la Wikipedia. Si de por sí hacer una pregunta de ENARM es difícil, imagínate al autor de la pregunta tratando de hacer que la imagen corresponda con el caso clínico, aporte información relevante y refleje conocimiento útil. Es por eso que a veces te ponen una imagen que no corresponde con el caso, aporta poca información, preguntan por una anomalía derecha cuando es izquierda, o por un hombre cuando el caso es de una mujer, la pregunta se puede responder sin la imagen, entre otros errores que son comunes a un proceso de evaluación. Lo que te recomendamos en estos casos es que leas el problema clínico y lo respondas de la mejor manera, si la imagen estorba o no corresponde, considera que alguien se equivocó y de todos modos escoge lo que se necesita para que tengas una respuesta correcta; no conviertas el ENARM en una batalla ideológica, nadie estará para escuchar tus quejas puntuales.

Con estas recomendaciones en Reto ENARM esperamos que te quede claro que hay que ver imágenes y practicar con ellas, si las tomas en cuenta vas a estar más cerca de ser la/el especialista que quieres ser, pero si te da flojera o no te alcanza el tiempo, alguien que compite contigo seguro lo hará y estará más cerca de superarte.

 

Artículos relacionados

Primeros semestres de medicina

¿Qué Especialidad Sería La Tuya?

Siempre es complicado saber a que nos queremos dedicar por el resto de nuestras vidas. Muchas veces no estamos conscientes del verdadero valor que tienen